Sivut kuvina
PDF
ePub

INTRODUCCION

Guiado por el ferviente amor á mi patria y bajo el aislado amparo de mi voluntad, he perseverado durante siete años en la labor que me propuse y cuyo resultado lo presenté, sin vacilaciones ni temores, ante la ilustrada apreciación del notable estadista señor Manuel V. Ballivian, de quien recibí siempre palabras de aliento en el curso de mi trabajo.

En vista de la carencia de elementos con los que en Bolivia se encuentra para la facción de trabajos nacionales de caracter geográfico, carencia que, en tocándose á Oruro, es absoluta, fácilmente comprenderá el lector, con cuántas dificultades tendrá que tropezar el que, como yó, se lanza en esa esfera de acción intelectual,sin más guia que la propia observación.

Conocedor de que "la labor de una sola persona, no es su ficiente para poder realizar una obra cuya condición es por sí mis ma ámplia y complicada”, solicité, en distintas ocasiones, la colaboración de caballeros cuyos conocimientos al respecto, éran más vastos que los mios.

La incuria en unos y el egoismo en otros, me hizo comprender que nada debía esperar de aquellos cuyo ilustrado concur. so mendigaba.

Desmayar en mi propósito, estaba fuera de mi norma de conducta, y así comencé el inventario del escaso material que hasta entonces había acumulado. Era muy poco en verdad y para aumentarlo solicité personalmente de las autoridades todas, el contingente de datos que en las oficinas de sus dependencias debían existir.

La descepcción entonces sufrida fué mayor, porque, sensi. ble es decirlo, encontré que las oficinas públicas eran más pobres que yo en lo que pedia, y las autoridades provinciales, cantonales y eclesiásticas, estaban muy lejos de sospechar siquiera la geografía de los distritos de su gobernación.

[ocr errors]
[merged small][ocr errors]

Bien se comprenderá que aislado en la tarea que me habia impuesto, ella tenía que ser más larga y dificultosa.

Las decepciones sufridas me hicieron pensar que, perseverando en mi labor, venciendo obstáculos y agotando sacrificios, su resultado sea bueno ó malo, á nadie le tocaria el derecho de gozar con su éxito ó sufrir con su imperfección, y me lancé sólo, á costa de mis propios esfuerzos por el fatigoso campo de la exploración, realizando viajes por todos los lugares del departamento en los que podía acumular los necesarios factores para la complementación de mi trabajo.

Siete años de esa constante lucha, me han dado por resultado la modesta obra que hoy, merced al patriótico apoyo del señor Manuel V. Ballivián, puede ver la luz pública.

No dudo que los que ayer me negaron su colaboración, los unos como particulares, como dirijentes de la administración pública, los otros, quieran hoy encontrar en el Diccionario Geográfico de Oruro, vacíos que habrian podido llenar en otra época, si una mejor idea de patriotismo los hubiera animado.

Mi obra es incompleta. lo sé, puesto que mis débiles y aislados esfuerzos, no han sido suficientes á enriquecerla al alcance de mi deseo y cual mi Patria lo merece.

"Contando con que la crítica apasionada no vendrá á estrellarse" contra mi humilde trabajo, dejo vasto campo á la juventud estudiosa, que animándose de verdadero patriotismo y con más elementos, quiera en el porvenir completar este ensayo, que no otra cosa importa mi Diccionario.

Terminaré esa Introducción con las palabras con con que termina la Introducción de su Diccionario Geográfico del Perú, el distinguido publicista señor Mariano Felipe Paz Soldán:

"Mi trabajo de compilador lo juzgarán los que hayan emprendido igual tarea y me harán justicia: de todos modos verán q’ hice cuanto pude por servir en algo á mi patria, á la cual he consagrado mis servicios y no cesaré de consagrarle también cuanto pueda por hacerla conocer en Europa y por verla tan grande y feliz cuanto lo merece por su riqueza y poder."

Oruro, Enero de 1904.

P. A. Blanco

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]
« EdellinenJatka »